Inicio Documentos Análisis Político El privilegio de un bosque en la ciudad
El privilegio de un bosque en la ciudad

En el extremo norte de la capital, donde comienza la reserva forestal de los cerros orientales, el colectivo Asofloresta lidera un plan para recuperar y conservar este territorio. Les dijeron no a las nuevas construcciones y han participado en investigaciones como la que encontró un tigrillo lanudo que se creía extinto en la zona.

Pocos reconocerían a simple vista que la foto de este artículo es de Bogotá. Esta ciudad, que es más reconocida por el Transmilenio, la ciclovía, la congestión de sus vías o hasta por un restaurante bar llamado Andrés Carnes de Res, sorprendentemente aún conserva rincones de bosque virgen donde el único ruido que se escucha es el que producen las aves.

Parte de esa hermosa cara silvestre está en el extremo norte de los cerros orientales. Allí incluso fue encontrado un tigrillo lanudo, del que no se tenía rastro en este ecosistema. Esa es una de las historias que tienen para contar algunos habitantes de la zona, que hace una década comenzaron su propio plan para proteger y recuperar el territorio. La decisión de adaptar su vida urbana a las necesidades del espacio, en lugar de imponer las suyas únicamente.

 

 


Conozca el artículo completo.pdf