Inicio
El Despojo Continua

LA DISPUTA POR EL GALEÓN SAN JOSÉ:

Los corsarios ingleses hicieron explotar y naufragar el Galeón San José hace más de 300 años. Iba para España cargado de barrotes de oro y plata, custodias, esmeraldas, extraídas y producidas con la vida de indígenas y afros cuyo única valía para los invasores era la de la explotación de su trabajo, sus mitas, sus mingas y sus encomiendas. Toneladas de oro, de metales y piedras preciosas, cuántas vidas costo cada gramo? De esa ignominia venimos; desde esas guerras y desconocimiento quedaron reducidas nuestras culturas y nuestros territorios. Hoy se disputan la propiedad de las riquezas del galeón San José los grandes imperios de entonces y los de ahora, e igual la República que surgió en estas tierras un siglo largo después. Quien puede mostrar más méritos? ¿quién tiene más títulos de sangre, quién masacró, desconoció, impuso, se regocijó en la muerte que se apropia la riqueza?

Al igual que pasa con las víctimas de las guerras actuales, las victimas de entonces no existen. No cuentan, no contamos. Los verdaderos dueños de estos metales, de estos patrimonios, no aparecemos ni en la referencia. Se invocan derechos de los países que andaban en misión de Estado, pero no dicen que en esa misión desbastaron y arrasaron con millones de vidas y miles de culturas. Qué pongan entonces sobre los libros sus pasivos y sus activos.

El Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC al igual que la ONIC y las demás Organizaciones Nacionales y Regionales

Indígenas, denunciamos esta feria de apropiación de la riqueza y de saqueo que viene desde hace siglos, que hoy se expresa en la disputa por el Galeón San José, y llamamos a que los pueblos indígenas seamos actores decisivos para que este patrimonio de nuestros pueblos originarios no sea mercantilizado ni dispersado y que lo podamos conservar en memoria de nuestros ancestros y como patrimonio indígena y bien cultural al servicio común.

Los pueblos indígenas debemos ser los actores decisorios en la garantía para la conservación de estos bienes culturales, los cuales son prueba del despojo y del modelo extractivista que aún continúa

 

 

 

Documento Completo.pdf