Inicio
Oro sangriento de Colombia hasta en monedas de EE. UU.

En las profundidades de la selva colombiana, miles de pequeñas operaciones mineras ilegales, muchas bajo el control de guerrillas o traficantes de drogas, trabajan largas horas para sacar oro de la tierra. Los mineros extraen el metal precioso en lugares remotos como Timbiquí y Río Quito. Desde allí, el oro es llevado en embarcaciones, camiones o pequeñas aeronaves a fundiciones en Cali y Medellín.

Entran en juego, entonces, los refinadores internacionales de oro, armados con certificados de buenas prácticas empresariales, que compran el oro y, a su vez, lo venden a corporaciones estadounidenses grandes y pequeñas. El oro se abre camino a productos que van desde 'smartphones' a autos y monedas acuñadas por la United States Mint (la casa de la moneda de Estados Unidos), lo que pone de relieve cuán plagadas están las cadenas globales de abastecimiento.

Conozca el artículo completo.pdf