Inicio
Día Internacional Contra la Discriminación Racial

 

Anita Linares

Asesora Codacop


Con el objetivo de combatir cualquier actuar y pensar racista y luchar contra todas las formas de discriminación racial, en 1965, la ONU proclamó la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y estableció el 21 de marzo como el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial .

Esta fecha fue escogida porque en 1960, en Suráfrica, la policía mató a 69 personas quienes se manifestaban pacíficamente contra la ”Ley de Pases”, ley impuesta por el régimen racista surafricano como parte de su política de apartheid (segregación racial).

En 1979, la Asamblea General de la ONU aprobó un programa de actividades para que en todos los Estados haya cada año una semana de solidaridad con los pueblos que luchan contra la discriminación. Hoy en día, el racismo suele ser rechazado y está mal visto, en varios Estados incluso hay penas severas para castigar actos racistas o su instigación a cometerlos.

No obstante lo anterior, en el mundo entero diariamente podemos observar discriminación y racismo. Es un fenómeno humano que se presenta en todas las culturas, continentes, países y etnias. Una discriminación se sufre, cuando a una persona (o grupo de personas) se le vulneran los derechos humanos fundamentales, se atenta contra su dignidad, se le da un trato distinto, es percibido como inferior socialmente por tener un estatus socioeconómico menor, por tener otras costumbres o hablar una lengua diferente. También cuando está juzgada o estigmatizada por rasgos físicos o color de piel, cuando se le está restringido el acceso a oportunidades laborales, servicios básicos como acceso al agua o derechos como salud y educación, y se le dificulta o imposibilita la participación política y en la vida pública. La discriminación se evidencia cuando a una persona (o grupo de personas) se les impide progreso e integración plena en una sociedad. Racismo es también un sentimiento de rechazo que se manifiesta contra personas o grupos de personas que son diferentes a uno.

En Colombia, a pesar de un amplio marco normativo y jurisprudencial garantista como la Ley 21 del 1991 mediante la cual se establecen mecanismos de protección de identidad cultural y de derechos específicos para los pueblos indígenas y tribales, la Ley 70 del 1993 específicamente para la población afrocolombiana, el artículo 19 de la Constitución Política  que reconoce el derecho a la libertad religiosa y sumado a ello varias sentencias de tutela con las que la Corte Constitucional ha unificado el sentido de interpretación de estos instrumentos y ha completado la carta de derechos en favor de las poblaciones históricamente discriminadas, entre las que está además la población LGTBI,  el racismo y las discriminaciones persisten. Por esta razón, desde el año 2011 existe la Ley 1482, la llamada ley antidiscriminación, cuyo objetivo es garantizar la protección de los derechos de una persona, grupo de personas, comunidad o pueblo, que son vulnerados a través de actos de racismo o discriminación (Art. 1). Personas que promueven o instiguen actos, conductas o comportamientos de hostigamiento, orientados a causarle daño físico o moral por razón de raza, etnia, religión, nacionalidad, ideología política o filosófica, sexo u orientación sexual, pueden ser condenados a pena de prisión de entre 12 y hasta 36 meses y a multas de 15 salarios mínimos legales (artículo 134B). Esta ley 1482 va más allá del racismo e incluye además actos discriminatorios por religión, ideología, sexo u orientación sexual.

Del 2012 hasta septiembre 2014 se presentaron 74 denuncias por actos de racismo y discriminación, 57 por hostigamiento y 9 por discriminación en general. Aunque ya en el 2012, un diputado de Antioquia fue castigado disciplinariamente por la Procuraduría General por un acto de racismo, fue solo en noviembre del 2014 que se impuso la primera condena basada en la Ley 1482 con un fallo en contra de un concejal de Risaralda por actos de discriminación, al haber afirmado que: “Siendo sinceros, grupos difíciles de manejar en un gobierno, como los desplazados, negritudes e indígenas, son tres cánceres que tiene el Gobierno Nacional”. Le condenaron a 16 meses de prisión e inhabilitación de ejercer cargos públicos y una multa acerca de 6 millones de pesos.

El insignificante número de denuncias y de condenas por actos de racismo o discriminación está muy lejos de denotar que Colombia sea un país que no discrimina. Por el contrario, la ONU en sus diferentes informes y agencias, especialmente el Comité Contra la Discriminación Racial, ha mostrado su preocupación por la persistencia de esta problemática y en sus recomendaciones del año 2015 consignó que “Le preocupa la persistente discriminación e invisibilidad de las comunidades étnicas y la brecha de desigualdad en el ejercicio de sus derechos en comparación con el resto de la población[i]”. Asimismo, de acuerdo al Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (Sisc), los crímenes LGBTI estaban aumentado en el 2016.[ii]

¿Qué podemos hacer contra la discriminación y racismo? En primer lugar, valdría la pena que cada persona reflexione honestamente para detectar en dónde y cómo a lo mejor contribuye a la discriminación o trato desigual a determinadas personas o grupos, cuales acciones y discursos podrían reproducir estereotipos y juicios de discriminación. ¿Qué prejuicios o conceptos predeterminados y fijos tiene con relación a poblaciones como la indígena y la afrocolombiana, ¿cómo actúo en mi trato hacia las personas LGTBI, ¿cómo interactúo con personas con ideologías o religiones distintas a las mías?

En segundo lugar, sería importante que la población en general, pero aún más los grupos minoritarios, conozcan bien el contenido, el alcance y las posibilidades jurídicas de la Ley 1482 y otras leyes relacionadas para que las víctimas de discriminación puedan defender y hacer valer sus derechos.

Desde CODACOP orientamos nuestro trabajo en el reconocimiento de la diversidad étnica y cultural que nos caracteriza como Nación, al tiempo que promovemos la generación de espacios de aprendizaje mutuo, intercambio de saberes, reflexión crítica, formación, apropiación, creación, interculturalidad y multiplicación de saberes y contribuir así a la construcción de un mundo justo, equilibrado y sin discriminación ni racismo.

 


[i] Fuente http://elmundo.com/portal/noticias/derechos_humanos/discriminacion_racial__problema_vigente_en_colombia.php#.WMwJw_LNJEU

[ii] Fuente http://elmundo.com/portal/noticias/derechos_humanos/aumentan_crimenes_de_odio_contra_poblacion_lgbti.php#.WMwNbfLNJEU