Inicio
Colombia y el reto de ir por los territorios olvidados

Esta semana el gobierno lanza los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, que deben sacar de la marginalidad a los campesinos de 170 municipios en las próximas dos décadas. ¿Misión posible?

Algunas regiones de Colombia se parecen al Lejano Oeste. Son veredas que por años han vivido bajo la ley de la selva, entre el abandono y la violencia. Se trata de las zonas rurales de 170 municipios donde la pobreza llega al 72 por ciento, casi el doble del resto del país. En el 67 por ciento de ellos el conflicto armado fue intenso y persistente. En el 92 por ciento hay cultivos de coca. Son también algunos de los peores calificados en términos de desempeño de las instituciones, según Planeación Nacional. Es decir, en esos lugares el Estado y la sociedad civil son más débiles; las economías ilícitas permanecen activas y los grupos armados acechan. Por lo tanto, integrar esas regiones a través de la economía legal y la democracia resulta clave para alcanzar una paz realmente estable y evitar que se conviertan en el talón de Aquiles del posconflicto.

Desde las negociaciones de La Habana, el gobierno y las Farc hicieron un mapa de estos municipios y acordaron 16 Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET). En mayo pasado el presidente firmó el decreto que les da vida, y el complejo proceso de ejecutarlas dependerá de la Agencia para la Renovación del Territorio (ART), a cargo de Mariana Escobar y del ministro consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo.

 

 

 

 

Conozca el Documento Completo.pdf